Extractos de plantas acuosas y etanólicas como bioinsecticidas: estableciendo un puente entre los datos científicos brutos y la realidad práctica

Extractos de plantas acuosas y etanólicas como bioinsecticidas es el nuevo artículo científico publicado por la Universidad de Azores y la Universidad de Aveiro.

Dicho artículo se basa en que la demanda mundial de producción de alimentos está ejerciendo presión para producir cosechas más rápidas y mayores, lo que lleva a un uso desenfrenado de pesticidas sintéticos. Para combatir las nefastas consecuencias de sus usos, en las últimas décadas, se ha iniciado una búsqueda de alternativas efectivas que, actualmente, se encuentra en curso. La naturaleza es vista como la principal fuente de respuestas a los problemas de protección de cultivos, respaldada por varios ejemplos de plantas / extractos utilizados para este propósito en la agricultura tradicional.

La literatura revisada permitió la identificación de 95 plantas cuyos extractos exhiben actividad insecticida y pueden usarse como bioplaguicidas contribuyendo a la agricultura sostenible. La opción por extractos de etanol y / o agua es más respetuosa con el medio ambiente y recurre a disolventes de fácil acceso, que pueden ser reproducidos por los propios agricultores. Esto permite establecer un puente entre los datos científicos en bruto y una realidad más práctica. Azadirachta indica, Capsicum annuum, Nicotiana tabacum y Tagetes erecta son las plantas más investigadas y tienen el potencial de ser opciones viables en el enfoque de manejo de plagas. Azadirachta indica mostró los resultados más prometedores y Brevicoryne brassicae fue la especie de plaga más atacada, siendo probada contra extractos acuosos y / o etanólicos de 23 plantas diferentes. La maceración con material seco (generalmente hojas) es el método de extracción preferido por la mayoría de los autores.

Puedes consultar el artículo publicado en la revista científica MDPI, haciendo clic en el siguiente enlace:

https://www.mdpi.com/2223-7747/10/5/920